The Simpsons. Claves de una marca muy animada.

Existen marcas que con el paso del tiempo se han convertido en un icono, son entendidas y adoradas por igual prácticamente en cualquier punto del planeta, rompiendo barreras culturales y generacionales han sabido hacerse un hueco en la vida de los consumidores y ser incluso homenajeadas por grandes entidades.

Con casi 25 años, una de esas marcas el “The Simpsons”. La serie de animación creada por Matt Groening que comenzó como una pequeña secuencia de imágenes y ha terminado conquistando el mundo, pero… ¿Cuáles son las claves del éxito de esta marca?

Creando su espacio competitivo: Historia.

El nacimiento de la familia más amarilla de la animación viene dada por la conversación de su creador Matt Groening, con el productor James L. Brooks, que querían realizar una serie de cortometrajes basado en el cómic “Life in Hell” de Groening, pero éste se dio cuenta que llevar a cabo este proyecto le haría perder los derechos sobre la obra de su vida, con lo que decidió reenfocarlo hacia la creación de una serie de cortometrajes de una familia algo disfuncional basada en su propia familia.

La primera aparición de los Simpsons en la pantalla tuvo lugar en 1987, en “El Show de Tracey Ullman”, tras el éxito que tuvieron, y tras dos años de emisión, en 1989 un equipo de productoras adaptó los cortometrajes al formato de serie de media hora para Fox Broadcasting Company. James L. Brooks negoció una clausula que impedía a la Fox interferir en el contenido de la serie, dando vía libre a la crítica y la sátira que la caracteriza. Gronening dijo que su intención al crear la serie era dar una alternativa a lo que él llamaba “basura establecida” que estaban viendo. Nacía así la que puede ser considerada la primera serie de animación enfocada a un público más adulto.

SimpsonPostFamilia

 “The simpsons”: El producto.

Como proyecto de animación, la familia Simpson ofrece entretenimiento, es una serie en el que cada capítulo dura aproximadamente 20 minutos con una misión clara: Que el espectador se relaje y divierta con las aventuras de los protagonistas.

Si bien esto no era novedoso, ya hacía muchos años que existían otros productos animados, la gran novedad que introduce Groening en la creación de esta serie es el contenido. Los capítulos narran las aventuras de una familia media norteamericana aprovechando para, en clave de humor, criticar y satirizar esta misma sociedad.

Vemos así como nace un nuevo producto que hasta ahora no tenía precedentes, “The Simpsons” se posicionó en un espacio competitivo que nacía con ella, el de dibujos animados con temática adulta, que trataba temas reales sin pelos en la lengua. Una oportunidad que hasta ahora no había sido aprovechada y que convirtió a la serie en referente para otras producciones.

Conexión con el público. Personalidad de marca.

Uno de los grandes éxitos de la marca “The Simpsons” es que ha roto barreras que muy pocas marcas han podido romper, es una marca adorada por público de un rango de edad muy grande, si inicialmente nació como animación para adultos,  también ha sabido hacerse un hueco entre espectadores de menor edad. Además, también ha sabido romper barreras culturales y sociales, exportándose a países muy diferentes y sin perder la esencia y el entendimiento de su mensaje. ¿Cómo es posible?

Hace 24 años, Groening supo ver un factor que muchas grandes marcas en la actualidad han tardado en comprender, creó una marca protagonizada por una familia de clase media, aunque algo extravagante, identificable con una familia media, con un rol para cada personaje que puede ser extrapolado a cualquier familia de la vida real, consiguiendo así una conexión emotiva muy fuerte, ya que los seguidores pueden identificar fácilmente alguno de estos papeles con algún conocido de su vida cotidiana. En la actualidad vemos como muchas marcas intentan ponerse al nivel del consumidor, poniéndose a su servicio.

El desarrollo de estos roles, hace que psicológicamente el público, según crece y evoluciona en pensamiento, se asocie a la marca a través de uno de sus personajes, pero sin abandonarla. La percepción de la marca por parte del público no muere con el paso del tiempo, sino que se acoge al arquetipo adecuado para cada momento.  (Recomiendo leer el artículo de Branzai sobre los arquetipos de Jung AQUÍ)


HommerPost1HOMMER:

Es el padre de la familia, descuidado y vago, corresponde al arquetipo de bufón, solo se vive una vez. Le encanta disfrutar de sus debilidades con mucho morro, y aunque tiene buen corazón, muchas veces se deja llevar por su egoísmo o su ira.

 

 

 

MargePost1MARGE:

Es la matriarca, que cumple claramente con el perfil de protectora de la familia, generosa y caritativa siempre está pendiente de los suyos, anteponiendo su bienestar al suyo propio.

 

 

 

BartPost1BART:

Es el primogénito, típico niño de 10 años travieso al que no le importan las reglas, sus trastadas son el terror de Springfield, un pequeño antisistema que hace lo que quiere.

 

 

 

LisaPost1

LISA:

Es la segunda hermana, que encarna la sabiduría, siempre dentro de la cabeza de una niña de 8 años, con sus inseguridades y caprichos, es toda una activista que tiene el conocimiento y la cultura como el centro de su vida. Es la sabia de la familia.

 

 

MaggiePost1MAGGIE:

Es la hija más pequeña, encarna la inocencia y la pureza, aunque de vez en cuando también tiene sus prontos.

 

 

 

Este factor explica que, gracias a unos roles comprendidos universalmente, se pueda exportar la marca a diferentes países, rompiendo barreras culturales y sociales.

Mundos de inspiración.

¿Dónde nacen las aventuras de la familia Simpson? ¿En qué se inspiran?

Uno de los grandes puntos fuertes de la marca es generar historias basadas en situaciones que, huyendo de las evidentes florituras de la ficción, tienen como fondo el mundo real, problemas con los que el público puede asociarse, como la inmigración, la política, el matrimonio…

El tono.

La narración de sus historias, siempre desde un punto de vista crítico, se lleva a cabo desde el humor, de una manera muy informal que hace que ciertos temas delicados puedan abordarse o aceptarse de una mejor manera si nos provocan una sonrisa. Además, esta manera de contar las cosas hace que sea más universal, recurriendo a situaciones divertidas que son entendidas en cualquier parte del mundo.

Tras casi un cuarto de siglo de vida, “The Simpsons” ha sido exportada a más de 50 países, tiene su propia estrella en el paseo de la fama y ha colaborado a forjar el sentido del humor de toda una generación, una serie que comenzó como una serie de unos pocos cortometrajes ha conseguido introducir una expresión (El famoso D´Oh! De Hommer en el diccionario Oxford English Dictionary) y como marca ser la bandera de numeroso merchandising de culto.

Si bien es un caso un poco especial, porque no todas las marcas pueden desarrollar sus acciones de branding al nivel que puede proporcionar una serie televisiva, sí pueden sacar una muy buena lección. La conexión con tu público es vital, si consigues conectar con ellos de tal forma que su relación con la marca los convierta en embajadores de ésta, tu marca nunca de “multiplicará por cero”.

Anuncios

Una respuesta a “The Simpsons. Claves de una marca muy animada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s