LG. Forzando sentimientos.

LG_LOGO_NEW

Con sede en Seúl (Corea del Sur) y con más de 75 subsidiarias a nivel mundial, LG se ha convertido en una de las marcas más importantes del mundo gracias a la producción y manufacturación de productos electrónicos, teléfonos móviles y productos petroquímicos.

La marca fue concebida en 1958, y originalmente era conocida como Lucky Goldstar, tras la fusión de las compañías coreanas “Lucky” del coreano “Nakui” y “Goldstar” que significa estrella dorada, de las cuales derivó a la abreviatura de ambas, dando el nombre con el cual hoy conocemos al gigante tecnológico.

Durante sus muchos años de vida, LG ha sabido hacerse un hueco en nuestras vidas a través de la calidad de su tecnología, incluso en su momento y de manera muy acertada, evolucionó su mensaje puramente racional que ofrece los beneficios de su tecnología (como por ejemplo pantallas más nítidas, mejores sistemas de audio…) hacia un escalón más emocional, con la creación de un claim que  sugiere que LG es la abreviatura de Life´s Good, llegando a un estadio mucho más aspiracional.

LG_Master_05_kh

Hasta ahí todo bien, hemos podido ver como una marca puramente tecnológica enfoca su comunicación hacia intangibles emocionales, y lo había hecho de una manera correcta, mediante una relación racional-emocional que tiene una lógica aplastante mejor tecnología = mejor vida = Life`s Good. Pero en su última acción LG ha querido ir más allá , el terreno emocional es resbaladizo y si no andas con cuidado el batacazo puede ser muy gordo.

LG. Forzando sentimientos.

En su última acción han presentado el concepto Feelphone, mediante el cual pretende transmitir las emociones que su nuevo teléfono móvil LG Optimus G transmite, y lo ha hecho de una manera muy artística, pero a la vez vacía.

LGReparto

La marca ha recurrido al cineasta Pablo Berger (Director de Blancanieves, película española elegida para representar a España en los Oscar) y a los conocidos actores Mario Casas y Macarena García en un spot inspirado en la historia de Romeo y Julieta, que si no habéis visto os mostramos aquí.

Una vez vista la campaña nos surge la siguiente pregunta ¿Por qué forzar sentimientos?

Ya hemos hablado en algún artículo anterior sobre cómo cada vez es más habitual que las marcas recurran a la búsqueda de una conexión emotiva con su público, esta es mucho más fuerte que la racional y por tanto se consigue una fidelización por parte de los consumidores, que más que hacia el producto, es hacia los valores que transmite la marca, y también hemos comentado la escalera de beneficios, y cómo trasladar el mensaje desde la lógica más racional hasta un sentimiento de aspiracionalidad alejado del razonamiento lógico y alojado más cercano al corazón. (Recomendamos el artículo de Branzai de este proceso de la mano de Red Bull, que lo explica genial).

En este caso vemos como LG, en el intento por acercar el deseo de compra al hemisferio derecho del cerebro (el de las emociones) se ha hecho un pequeño lío, consiguiendo un mensaje vacío.

No ponemos en duda lo artístico del vídeo ni la profesionalidad de los actores, pero pensamos que con esta acción LG ha conseguido únicamente eso, una producción bonita en blanco y negro que no conecta con nadie.

En primer lugar, para poder llegar a una conexión con su público, sea cual sea ésta, el público debe sentirse identificado. Además, los sentimientos a los que la marca hace referencia, vemos como son interpretados, de un modo bastante forzado, como intentando introducirlos en nuestros pequeños corazoncitos con calzador, y esto es contraproducente. La sensación de falsedad que nos transmite al verlo consigue todo lo contrario, un rechazo hacia el mensaje que trata de enviarnos la marca.

No ponemos en duda que la tecnología pueda hacernos sentir muchas cosas, otras marcas han conseguido ascender a su público hasta el punto de seguidores incondicionales cegados por los valores que transmite la marca, pero para llegar a este punto se debe seguir un proceso de necesidades cumplidas, es decir, para llegar al olimpo de las emociones, primero se deben cumplir los objetivos más racionales, una marca debe conseguir generar sentimientos, no interpretarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s